Chanty

¿Cuál es tu estilo de trabajo? Definición e importancia

Estilo de trabajo

En el último par de años, el enfoque de trabajo ha cambiado drásticamente. No tenemos que cumplir con un horario fijo (o al menos, no todos), ya no necesitamos cubículos así como solíamos hacerlo y tampoco buscamos (o queremos) avanzar en la escalera corporativa.

Horarios flexibles, espacios abiertos y relaciones diplomáticas son el nuevo estilo de vida. Sin embargo, existe un elemento que no ha cambiado, la necesidad de un buen equipo conformado de personas con distintos estilos de trabajo.

Un estilo de trabajo es la base a partir de la cual una empresa crece, opera y progresa. Se refiere a la manera en la que pensamos, nos organizamos y estructuramos nuestro trabajo.

¿Eres del tipo de persona que piensa antes de hablar? ¿O eres de los que echa un vistazo antes de saltar? ¿Cuánto tiempo e información requieres antes de hacer algo?

Cada persona es diferente. Si todos tuviéramos un enfoque y una visión similar al momento de completar proyectos (o en la vida), no lograríamos mucho. Si todas las personas de un equipo tuviesen un mismo enfoque global e intuitivo para completar un proyecto, entonces no llegaríamos muy lejos.

Cada uno de nosotros contamos con distintas formas de pensar, de hablar o de analizar cosas, lo cual es algo positivo. Para tener éxito como equipo, se necesitan de distintas personas e ideas.

Hablemos de los diferentes estilos de trabajo que existen.

Tipos de estilo de trabajo

El líder

Estos son los individuos que corren riesgos, llenan de energía y estimulan a los demás. Pueden ver el panorama general y adoptar la visión de la organización. Los líderes crean oportunidades y toman decisiones, no les gusta ser repetitivos, buscan nuevos desafíos y no se estancan en pequeños detalles.

Este tipo de persona quiere ganar y ver resultados mediante el uso de la lógica. Pueden parecer algo autoritativos. Si eres un emprendedor, lo más probable es que pertenezcas a esta categoría.

El independiente

Este tipo de estilo se refiere a las personas que siguen su propio ritmo. Son los que dirigen su propio espectáculo y se les hace difícil cooperar con otros. Los trabajadores independientes no desean ser constantemente supervisados y prefieren hacer sus tareas por su cuenta, siguiendo sus instintos. En esta categoría se suelen ubicar los individuos creativos. Se conocen por ser eficientes, productivos y disciplinados.

El operador

Estas son las personas que a todos les caen bien. Así como a los independientes les encanta trabajar por su cuenta, los operadores buscan verse rodeados por otras personas y trabajar en equipo. Son grandes diplomáticos y comunicadores que prosperan a partir de la opinión de los demás. Son cooperativos, pragmáticos, estables y minuciosos.

Los operadores prefieren trabajar con otros para poder compartir responsabilidades. Su estilo es estratégico, colaborativo y organizado. No les gusta la ambigüedad, haciendo que muchas veces sean demasiado cuidadosos, preferiblemente siguiendo planes y estructuras. Si trabajas en el área de RRHH, perteneces a esta categoría. 

El defensor del statu quo

Ser defensor del statu quo significa que quieres estabilidad y orden. No te gusta correr riesgos, eres una persona detallista, valoras la tradición y te resistes un poco a los cambios. Los defensores son de esos que echan un vistazo antes de dar el salto, además son prudentes.

Sin embargo, todo esto también significa que evitan conflictos y son sensibles a las críticas. Al trabajar con defensores debes tomar en consideración que son constantes, pacientes y precisos. Prefieren los trabajos repetitivos y les toma tiempo acercarse a personas nuevas.

El altruista

Si eres una persona que brinda apoyo, tomas en consideración las emociones de los demás y eres expresivo, entonces esta es tu categoría. Lo más importante para este grupo de personas es alimentar las relaciones con el resto de sus colegas. Buscan armonía y celebrar el éxito con su equipo. Podríamos decir que prosperan de la colaboración y no de la competencia.

Estancarse puede causarles frustración, son muy cuidadosos y les toma más tiempo tomar decisiones. Son jugadores de equipo innatos que contribuyen a la cultura del trabajo en equipo.

El analista

Estas personas son premeditadas, se anticipan a los problemas y siguen instrucciones. Buscan colaborar con otros, pero al mismo tiempo quieren trabajar tranquilamente en sus cosas. Podríamos decir que son la fuerza estable dentro del equipo. Pueden ser bastante directos aunque son sensibles a las críticas. También les incomoda trabajar bajo presión y prefieren tener un plan que puedan seguir.

El extrovertido

Es difícil que no te caigan bien. Son el alma de la fiesta. Son carismáticos, colaborativos y desean ayudar a los demás, también resultan ser flexibles y bastante diplomáticos. Como jugadores de equipo innatos, se caracterizan por ser comprensivos y desinhibidos. El problema es que pueden ser muy parlanchines y le resulta difícil enfocarse en los detalles. Si eres jefe de alguien así, lo mejor es que les permitas tener libertad de expresión ya que no responden muy bien a normas estrictas y a formalidades.

El especialista

Estos individuos respetan la autoridad. Son precavidos y precisos. Los especialistas brindan apoyo y son colaboradores, puede ser que se obsesiones con finalizar algo lo más rápido posible. Ser escépticos y objetivos es lo suyo.  Los especialistas necesitan que se les reconozca de forma regular y poseer la mayor cantidad de información posible para que puedan tomar las decisiones más acertadas.

Cómo equilibrar los distintos estilos de trabajo en tu equipo

Una vez que sepas a dónde pertenece tu equipo y tú, resultará fácil usar la información y detectar las tendencias e inclinaciones para conseguir formas de mejorar la colaboración dentro del equipo. Cuando usas todo este conocimiento, aprenderás a valorar y respetar a los demás y lo que pueden aportar.

De hecho, si trabajas solo, te verás obligado a perder algunos de estos aspectos. Es por eso que, distintos estilos de trabajo, conllevan a un mejor rendimiento. Nuestros instintos nos sugerirán que encontremos personas con estilos de trabajo similares, pero verse rodeado de personas con perspectivas opuestas te brindará resultados claros.

Por ejemplo, imagina tener un equipo en el que todos los miembros tienen una misma visión planeada y analítica para finalizar proyectos, sin presentar nuevas ideas o enfoques, ¿A quién de ellos se les podrá ocurrir una idea innovadora? De igual forma, si todos en el equipo se dejan ir por su intuición, sin ningún tipo límite, lo más seguro es que se sobrepasen del presupuesto y que estén atrasados la mayor parte del tiempo

La idea es analizar a los miembros del equipo y encontrar lo que se necesita para que cada uno prospere. Por ejemplo, el defensor del statu quo preferirá tener todo programado y contar con tiempo antes de tomar una decisión, mientras que el líder necesitará de un pizarrón donde pueda hacer lluvia de ideas. Por lo que resulta una buena idea darle al defensor del statu quo tiempo para que se prepare para las reuniones o darles autonomía a los independientes para que puedan progresar.

Por último

Tomas Chamorro-Premuzic y Dave Winsborough dijeron: “La dinámica de las relaciones interpersonales depende de las personalidades de los individuos y no de sus habilidades técnicas o su experiencia”. Como empleados, todos podemos mejorar en nuestro trabajo tomando distintos cursos o entrenamientos, pero, al final del día, somos quienes somos, bien sea introvertidos o parlanchines, relajados o competitivos.

Toma esto en consideración, es importante tener en cuenta y diferenciar las diferentes personalidades que conforman un equipo. Sin embargo, somos humanos y no vivímos en un mundo blanco y negro. Lo que significa que no tenemos que atarnos a un estilo de trabajo específico para siempre.

Está bien ser líderes en ciertos momentos, para luego volvernos analistas. Y recuerda, cada estilo es único y cada uno tiene sus desventajas. Enfoquémonos en lo que se nos da de forma natural y no pensamos mucho las cosas.

Entonces ¿Con cuál estilo te sientes más cómodo? Háznolo saber.

¿Fue de ayuda este artículo?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 3.00 out of 5)
mm

Mia Naumoska

Mia Naumoska es la directora del departamento de marketing de Chanty . Una aplicación de colaboración para equipos fácil de usar y con el objetivo de ayudar a las empresas a aumentar los niveles de productividad de su personal. Con más de una década de experiencia en el área de mercadeo, Mia es la responsable de toda la estrategia de marketing de Chanty, gestionando un increíble equipo de expertos en el área.

Add comment

Topics

    Logremos más juntos

    Únete a Chanty - Una herramienta de colaboración integral
    para que tu equipo sea súper productivo.
    Historial de mensajes ilimitado. Gratis... para siempre.

    Mejora la comunicación de tu equipo con Chanty

    Mejora la comunicación de tu equipo con Chanty

    ¡Contáctanos!

    Tu opinión nos importa. Comparte tus ideas, describe un problema que estés teniendo o danos información sobre cómo podemos asistirte.

    ¡Hola! 👋 Una pregunta rápida:
    ¿Tienes un equipo en tu lugar de trabajo?

    No

    Los tiempos cambian…
    Cuando cuentes con un equipo ¡Regresa y prueba Chanty!

    Déjame probarlo ahora mismo

    ¡Suena perfecto!
    ¿Crees que tu equipo puede ser más productivo?

    No

    Los equipos que usan Chanty se ahorran hasta 3 horas diariamente
    ¿Te gustaría probar Chanty?

    No

    A las pequeñas empresas les encanta Chanty.
    ¡Si cambias de parecer, no dudes en regresar!

    Únete a Chanty

    ¡Nos encantaría contarte más!

    Aprende cómo Chanty puede beneficiar a tu negocio mediante una llamada de demostración con nuestro equipo. Trae a tus colegas. Sin necesidad de tener algún tipo de experiencia técnica.

    ¡Elige sabiamente! Gracias, programaré mi llamada de demostración la próxima vez.